Las casualidades y milagros de la vida , el árbitro salvando la vida a un jugador

Milagros de la Vida

El pasado 1 de mayo tuvo lugar un encuentro que enfrentaba  a AD Sucina y Escuela de Fútbol Los Alcázares de Primera División Autonómica (provincial) de Murcia,

El choque  esta a punto de concluir, sin nada que reseñar, ocurrió una jugada en el minuto 89 , cuando dos jugadores luchaban y disputaban el balón, cuando uno de los jugadores caía inconsciente en el terreno de juego, era el el futbolista de Los Alcázares Fernando Muñoz Clavijo , ante ello el colegiado del encuentro, Adrián Kilian Moreno, se percató rápidamente de la gravedad, al ver que el jugador se quedo inmóvil en el suelo, rígido y convulsionaba, teniendo como espasmos, autorizo de inmediato la entrada de las asistencias médicas en el terreno de juego y al ver que era grave lo primero fue pedir que llamaran a una ambulancia porque sabía que se lo tendrían que llevar al hospital, aunque fue el colegiado el héroe improvisado , que con su experiencia y preparación, habiendo sido socorrista acuático, y tener conocimiento de primeros auxilios.

Me costó tres veces porque tenía la mandíbula rígida y no quería moverlo, vi que respiraba, así que lo primero era evitar que se tragara la lengua,,  logró introducir en la boca de Fernando la cánula de guedel, un tubo curvo que evita la caída de la lengua y deja libre las vías respiratorias y evitar que se ahogara con su propia lengua, salvando la vida del joven futbolista de 20 años.

Adrián Kilian, consciente de los hechos, proporcionó su móvil personal al delegado y al capitán de la Escuela de Fútbol Los Alcázares. Esa misma noche, el capitán del equipo contactó con Adrián, confirmándole que el futbolista se encontraba estable y que pasaría la noche en el hospital, en observación médica constante, al día siguiente recibió el alta hospitalario.

Héroe

Héroe

El propio colegiado ha agradecido públicamente a todos los estamentos del club los halagos vertidos hacia su persona, aunque él le resta importancia. “Actúe tal y como lo haría cualquier persona. siempre y cuando no seas desbordado por acontecimientos de esta dimensión y sepas reaccionar a través de los conocimientos médicos previamente adquiridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *